Gota

Dr. Ricardo Diestel Bautista

Es una forma común y compleja de artritis que puede afectar a cualquier persona. Se caracteriza por ataques repentinos y graves de dolor, hinchazón, enrojecimiento y sensibilidad en una o más articulaciones, a menudo en el dedo gordo del pie.

Un ataque de gota puede ocurrir de manera repentina y con frecuencia puede hacer que te despiertes en el medio de la noche con la sensación de que el dedo gordo del pie está en llamas.

Los síntomas de la gota pueden aparecer y desaparecer, pero hay formas de controlar los síntomas y prevenir los brotes

Síntomas

Los signos y síntomas de la gota casi siempre ocurren de forma repentina, a menudo, a la noche. Estas opciones incluyen:

Dolor articular intenso

La gota suele afectar el dedo gordo del pie, pero puede producirse en cualquier articulación.

Molestia persistente

Después de que el dolor más intenso desaparece, es posible que un poco de molestia articular quede, la cual puede durar algunos días o semanas.

Inflamación y enrojecimiento

Las articulaciones afectadas se hinchan, se vuelven sensibles, se calientan y enrojecen.

Amplitud de movimiento limitada

 A medida que avanza la gota, es posible que no puedas mover las articulaciones con normalidad.

Cuándo consultar al especialista

Mientras más tiempo pases sin un tratamiento adecuado los síntomas de la gota pueden empeorar. Si tienes dolor intenso y repentino en una articulación o está caliente e inflamada y además tienes fiebre son posibles signos de infección.

Causas

Dr. Ricardo Diestel Bautista

Ocurre cuando se acumulan cristales de urato en una articulación, lo que causa inflamación y dolor intenso en un ataque de gota. Los cristales de urato pueden formarse si tienes niveles altos de ácido úrico en la sangre. El cuerpo produce ácido úrico cuando descompone purinas, que son sustancias que están presentes en el cuerpo naturalmente.

Factores de riesgo

Eres más propenso a padecer gota si tienes niveles elevados de ácido úrico en el organismo. Los factores que aumentan el nivel de ácido úrico en el cuerpo son los siguientes:

Alimentación

Una alimentación compuesta principalmente de carne roja y mariscos; y bebidas endulzadas con azúcar de fruta (fructosa) eleva los niveles de ácido úrico, lo cual aumenta tu riesgo de desarrollar gota. El consumo de alcohol, en especial de cerveza, también incrementa el riesgo de que padezcas gota.

Peso

Si tienes sobrepeso, el organismo produce más ácido úrico, por lo que los riñones tienen mayor dificultad para eliminarlo.

Afecciones médicas

Algunas enfermedades y afecciones pueden aumentar el riesgo que padezcas gota. Estas incluyen la presión arterial alta sin tratar y las afecciones crónicas, como la diabetes, obesidad. síndrome metabólico, y las enfermedades renales y cardíacas.

Ciertos medicamentos

La aspirina en dosis bajas y algunos medicamentos utilizados para controlar la hipertensión, incluidos los diuréticos tiazídicos, los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y los betabloqueadores, también pueden aumentar los niveles de ácido úrico

Antecedentes familiares

Si otros miembros de tu familia tuvieron gota, es más probable que padezcas la enfermedad.

Edad y sexo

La gota se produce con mayor frecuencia en los hombres principalmente porque las mujeres suelen tener niveles más bajos de ácido úrico. Sin embargo, después de la menopausia, los niveles de ácido úrico de las mujeres se asemejan a los de los hombres. Los hombres también son más propensos a desarrollar gota a una edad más temprana, por lo general, entre los 30 y los 50 años, mientras que las mujeres suelen manifestar signos y síntomas después de la menopausia.

Cirugías o traumatismos recientes

A veces, haber tenido una cirugía o un traumatismo recientes puede desencadenar un ataque de gota. En algunas personas, recibir una vacuna puede desencadenar un brote de gota.

Complicaciones

Las personas que padecen gota pueden desarrollar afecciones más graves, como las siguientes:

    Gota recurrente

    Es probable que algunas personas nunca vuelvan a experimentar signos y síntomas de gota. Otras personas pueden experimentar gota varias veces al año.

    Gota avanzada

    La gota no tratada puede causar la formación de depósitos de cristales de uratos debajo de la piel en nódulos llamados tofos. Los tofos pueden desarrollarse en varias áreas, como los dedos, manos, pies, codos o tendones de Aquiles que se encuentran en la parte posterior de los tobillos. Por lo general, los tofos no son dolorosos, pero pueden inflamarse y tornarse sensibles durante los ataques de gota.

    Cálculos renales

    Los cristales de uratos pueden acumularse en las vías urinarias de las personas que padecen gota y causar cálculos renales.