Infiltración articular

Dr. Ricardo Diestel Bautista

Una infiltración consiste en una inyección que consiste en un pinchazo en una articulación o en el tejido blando periarticular que se encuentran afectados por una inflamación.

Se pueden llegar a inyectar diferentes sustancias líquidas, como componentes articulares como serían el colágeno o el ácido hialurónico, antinflamatorios o factores de crecimiento y plasma rico en plaquetas (PRP).

Por qué se realiza

Las infiltraciones se utilizan para solucionar problemas y dolores articulares o de tejidos blandos como serían los músculos, los tendones, etc.

 

  • Enfermedad articular degenerativa: son aquellas producidas por el desgaste, como sería el desgaste del cartílago o la artrosis.
  • Enfermedad articular inflamatoria: son aquellas en los que la membrana sinovial está afectada, como la artritis.

Indicaciones y contraindicaciones

Contraindicaciones absolutas:

  • Sospecha de artritis séptica.
  • Infección sistémica o infección cutánea en el lugar de la infiltración.
  • Inestabilidad articular.
  • Fractura intraarticular.
  • Placa de psoriasis en el punto de infiltración.
  • Alergia o hipersensibilidad a alguno de los fármacos utilizados.

 

Contraindicaciones relativas:

 

  • Trastorno de la coagulación o tratamiento con anticoagulantes (riesgo de complicaciones en pacientes en tratamiento con Sintrom® con INR < 4,5 es menor del 10%).
  • Diabetes mellitus mal controlada.
  • Hemartrosis.
  • Prótesis u osteosíntesis.
  • Embarazo.
  • Haber realizado infiltraciones previas sin efectos beneficiosos.